lactancia-materna

Lactancia materna en la vuelta al trabajo

Aunque todavía queda casi 1 mes de verano, el comienzo del mes de Septiembre suele ser indicativo de la vuelta al trabajo tras las vacaciones estivales y muchas madres tienen la duda de cómo continuar con la lactancia materna una vez comienzan con el trabajo.

Existen datos que reflejan que en España cerca de un 70% de niños recibe lactancia materna desde el nacimiento hasta las 6 semanas pero este porcentaje decae progresivamente y a los 6 meses de edad aproximadamente un 45% de niños y niñas son los que reciben lactancia materna. Múltiples factores influyen en esta caida pero no cabe duda que la incorporación de la madre a su puesto de trabajo es una de ellas.

Pero incorporarse al puesto de trabajo no tiene por qué significar el abandono de la lactancia materna ya dar el pecho al bebé no es la única manera de que el bebé tome leche materna. Es posible que la madre se extraiga leche de manera recurrente para que en aquéllos momentos en los que no está con su hijo ya sea por motivos laborales o cualquier otro, el niño/a pueda tomar su leche.

Gracias a los avances tecnológicos ahora es más sencillo que antes y existen sacaleches eléctricos que facilitan y agilizan la extracción por lo que la madre dispone de más tiempo para ella. Se trata de un proceso indoloro en el que en unos minutos se extrae la mayoría de la leche que tiene la madre disponible. Estos sacaleches lo puedes encontrar en tu farmacia habitual y hay de muchos tipos (sencillos, dobles) y marcas (Suavinex, Nuk, Medela…). En nuestra farmacia encontrarás el sacaleches eléctrico de Suavinex que está dando muy buenos resultados y las madres que lo usan nos dicen que están encantadas con él.

No obstante, el proceso aunque es sencillo requiere considerar unos pasos importantes para que la leche no pierda propiedades y se conserve en el mejor estado posible. Pasamos a enumerar los pasos a seguir:

  1. Lavado cuidadoso de manos (imprescindible tanto en extracción manual como eléctrica)
  2. Situarse en una zona tranquila en la que la madre pueda tener los hombros relajados y los brazos apoyados
  3. Situar el embudo en el pecho de modo que con una mano se sujeta suavemente el embudo sin presionarlo contra el pecho ya que podría bloquear los conductos de salida y con la otra el pecho (puede hacerse solo con una mano)
  4. Conservar la leche tras la extracción. Conviene guardarla en recipientes de plástico que puedan cerrarse de manera hermética ya que es el material que permite conservar de mejor modo las propiedades inmunológicas de la leche. La leche materna a temperatura ambiente mantiene sus propiedades durante poco tiempo por lo que lo ideal es introducirla en el frigorífico (aguanta unas horas) o en el congelador a menos de -15ºC de modo que se recomienda no conservarla así más de 3 meses.
  5. Uso de la leche. Si la leche solo se ha refrigerado se puede extraer del frigorífico y cuando esté templada se puede dar al bebé. En caso de que hubiera sido congelada, se recomienda descongelarla en el frigorifico o con la caida de agua templada del grifo sobre el recipiente de leche y una vez descongelada y templada se puede dar al niño/a. Se desaconseja descongelar la leche con aporte intenso de calor (microondas, agua caliente) ya que se puede causar la pérdida rápida de propiedades y estaremos desechando una leche muy valiosa.

Con este post queremos mostrar la manera en la que las madres que así lo deseen, pueden continuar con la lactancia materna aunque ya no estén el 100% de su tiempo con su hijo/a. Hay opciones y la lactancia materna es una ventaja para el bebé ya que las propiedades de la leche de la madre son inimitables.

Leer Más