Alimentación en el embarazo

Durante el embarazo, lo más importante es llevar una dieta variada en la que los alimentos de todos los grupos nutricionales estén presentes en las cantidades necesarias de modo que se eviten posibles carencias de algunas vitaminas y minerales. Si se come variado, es muy complicado que aparezcan las carencias y es que parece una obviedad pero a veces caemos en la rutina y la alimentación que llevamos se hace ciertamente repetitiva.

El embarazo es un periodo en el que el cuerpo cambia a diario y también lo hacen las capacidades sensoriales de la mujer. Así, es común que el gusto y el olfato sufran cambios durante el embarazo y como no, esto afecta a la alimentación. Por tanto, hay que adaptarse a estos cambios y si un alimento provoca que no queramos comer, lo ideal es buscar otro que le sustituya sin afectar en demasía al aporte nutricional. De nada vale sufrir si podemos encontrar otra alternativa, ¿no?

Lo mismo sucede con alimentos que la embarazada no ha comido nunca o le resultan, digamos, difíciles de comer. No es necesario que por seguir una dieta variada, se pasen malos ratos. Si comer acelgas, por ejemplo, te supone un mal rato puedes optar por comer espinacas, lechuga o alguna otra verdura verde que aporta nutrientes parecidos y además, ¡te puede permitir disfrutar de la comida!

Cada grupo de alimentos tiene que estar presente en tu dieta, varía el consumo de los mismos de modo que estén presentes en tu alimentación y el desarrollo de tu bebé se verá reforzado.

Leer Más